EU - ES

“La rodilla está bien, aunque me falta ritmo”

Iulene Olabarria afronta con muchas ganas la temporada 2018-19. La capitana del IDK Gipuzkoa ya está recuperada de la rotura completa del ligamento cruzado anterior que se produjo el pasado 26 de noviembre, en el partido contra el RPK Araski en el Gasca, y tiene buenas sensaciones después de haber participado en los tres partidos amistosos y los dos de Euskal Kopa disputados estas últimas semanas.
“Estoy muy contenta. No sabía si iba a poder empezar la pretemporada con el equipo, y por ahora estoy haciendo todo. El primer partido en Bergara (contra el Campus Promete el pasado 14 de septiembre) tenía la duda de si iba a jugar, pero Azu me sacó y a partir de ahí he jugado todos los partidos. Me falta ritmo, pero la rodilla está bien. Estoy muy contenta”. Los amistosos le han ido bien para coger confianza: “Estás en verano trabajando, pero estás tú sola, no haces contacto, cambios de direcciones… no es lo mismo”.
La recuperación -nueve meses y medio desde el citado partido ante el RPK Araski y su regreso a las canchas contra el Promete en Bergara- ha sido tranquila, sin complicaciones especiales: “A las dos semanas me quitaron una muleta, a la siguiente otra y me dijeron: a andar, que es lo mejor. Igual fue más rápido que lo que me decía la gente. A las dos semanas de operarme estaba ya en la Clínica Pakea Mutualia haciendo la rehabilitación con los fisios, poco a poco siguiendo sus pautas. No ha habido ninguna complicación, lo que más me ha costado es la extensión de la rodilla, y todavía me falta un poco. En la última revisión me dijeron que todo bien, así que contenta. Siendo la fecha que era cuando me lesioné, sabía que esa temporada no llegaba, así que no tenía sentido forzar la rodilla. Fuimos despacio, paso a paso, y eso ha sido mejor”.
Iulene ha metido muchas horas en su recuperación durante los últimos meses: “Hasta finales de abril iba todos los días a Pakea y desde que me dieron el alta empecé a ir todos los días a La Perla a machacar. Y en verano he hecho también trabajo de cancha con Mikel Urreta (fisioterapeuta del equipo). Quitando cuatro días que me fui de vacaciones para desconectar, todos los días he estado aquí”.
La capitana quiere ahora ponerse a punto con el paso de los partidos: “Lo que es la rodilla está bien, me falta musculatura también, no soy una persona con una musculatura muy grande y recuperar el cuádriceps está costando. Pero la rodilla está estable. Me falta ese ritmo, esa velocidad”.
La que comienza la próxima semana será su 16ª temporada consecutiva en el equipo: “Sí, en el mismo club y con Azu. El otro día Vivi (nombre con el que conocen en la plantilla a Vionise Pierre-Louis) vio unas fotos en la oficina de las plantillas de las temporadas anteriores y me preguntó: ¿Cuántos años llevas aquí? Muchos, muchos, le dije.
Después de un par de temporadas con problemas físicos, Iulene tiene claro su objetivo: “Disfrutar, estar con el equipo. Por la lesión, parece que no eres parte del equipo, no puedes ir a entrenar, no vas a viajes… estás un poco out. Quiero disfrutar del equipo, estar con todas, entrenar normal. Y en los partidos ayudar en lo que pueda. Azu ya verá lo que me toque jugar”.
En cuanto al objetivo colectivo, la escolta de 33 años es ambiciosa: “Siempre queremos mejorar, llevamos dos temporadas muy buenas y el objetivo es alto, pero trabajando bien podemos llegar ahí y podemos pasar esa barrera del tercer partido del play-off. Pero para eso tenemos que trabajar mucho, no ha llegado aún Toch Sarr. Aunque solo hay una jugadora nueva, hay que pulir cosas aún”.