EU - ES

Author: Ibaeta Basket

Mariam Coulibaly, poderío físico para el juego interior

Mariam Coulibaly, poderío físico para el juego interior

Mariam Coulibaly, pívot de 192 centímetros de altura y 22 años (nació el 7 de octubre de 1997 en Mali), es el cuarto fichaje del IDK Euskotren de cara a la temporada 2020-21, con lo que la plantilla que competirá en la próxima Liga Femenina Endesa queda configurada con diez jugadoras: Lara González, Joyce Cousseins-Smith, Ane Esnal, Laura García, Mehryn Kraker, María Erauncetamurguil, Julia Gladkova, Toch Sarr, Meiya Tirera y Mariam Coulibaly.

La maliense es una jugadora que impone su físico en la zona y que posee buena capacidad para rebotear y anotar, tal y como ha demostrado ya en la Liga Femenina Endesa: las temporadas 2015-16 y 2016-17 las disputó con el Spar Gran Canaria y las 2017-18 y 2018-19 con el Snatt’s Femení Sant Adriá. En su último curso en el conjunto catalán tuvo unos espectaculares promedios de 12,4 puntos y 10,9 rebotes por encuentro. Esta pasada campaña ha jugado en el Landerneau francés, con el que ha hecho unas medias de 8,7 puntos y 5,7 rebotes y ha sido cuarta en la liga. Además, es internacional absoluta con Mali.

Tras su experiencia en Francia, Mariam Coulibaly vuelve a la Liga Femenina Endesa, un paso que da de la mano del IDK Euskotren: “La liga francesa también tiene mucho nivel, pero me llamó el IDK Euskotren porque les hacía falta una jugadora interior de mis características y me he decidido a fichar, estoy contenta”, comenta la pívot africana desde su país, donde está “entrenando en el gimnasio y en la cancha” para ponerse a punto de cara a la próxima campaña.

Ane Esnal será la tercera guipuzcoana de la plantilla

Ane Esnal será la tercera guipuzcoana de la plantilla

Ane Esnal, base donostiarra de 19 años y 1,70 de altura, formará parte del IDK Euskotren esta próxima temporada, por lo que será la tercera guipuzcoana en una plantilla que cuenta ya con nueve jugadoras: las bases Lara González, Joyce Cousseins-Smith y Ane Esnal, las escoltas Laura García y Mehryn Kraker, las aleros María Erauncetamurguil y Julia Gladkova, y las pivots Toch Sarr y Meiya Tirera.

Ane Esnal ya estuvo en dinámica del IDK Euskotren las temporadas 2017-18 y 2018-19, campañas en las que militó en el Bera Bera de Primera Nacional y entrenaba dos días a la semana a las órdenes de Azu Muguruza, además de entrar en varias convocatorias. En la 2017-18 disputó un partido de Liga Femenina Endesa y en la 2018-19 debutó en la Copa de la Reina que se celebró en Vitoria. Esta pasada temporada ha estudiado el primer curso de Enfermería y ha jugado a baloncesto en la universidad de Eastern Wyoming College, en Estados Unidos, y a partir de ahora ya es miembro de pleno derecho del IDK Euskotren.

“Estoy muy contenta de formar parte del IDK Euskotren. Ya he estado con el equipo dos años y conozco a varias jugadoras de la casa, así que es un punto a favor”, comenta Ane Esnal, que describe como “una gozada” su experiencia en Estados Unidos: “La he disfrutado muchísimo tanto a nivel de basket como de estudios, quizás me esperaba un poco más de nivel, pero muy contenta. He estado en un equipo estupendo, con muchas jugadoras europeas, así que en el juego no he notado mucha diferencia, aunque quizás sea más físico. La experiencia general ha sido genial y además he podido mejorar mi inglés”.

La jugadora donostiarra dice que “el nivel de la Liga Femenina va subiendo y cada vez más exigente” y sabe que se tendrá que poner a tono: “El físico es súper importante y ahí es donde más caña me tengo que meter. Están viniendo jugadoras de mucho nivel”.

Ane es consciente de que tendrá que luchar los minutos con dos bases del nivel de Lara González y Joyce Cousseins-Smith: “Toca pelear en los entrenamientos, pero estoy muy contenta de compartir pista y posición con dos jugadoras como ellas. A Joyce no la conozco, con Lara ya he estado. Sé que voy a aprender muchísimo con ellas”.

Toch Sarr cumplirá su décima temporada en el IDK Euskotren

Toch Sarr cumplirá su décima temporada en el IDK Euskotren

Toch Sarr ha renovado un año más su contrato, por lo que la próxima será ya su décima temporada en el IDK Euskotren, dos de ellas en la Liga Femenina 2 y las demás en la Liga Femenina Endesa. La ala-pívot senegalesa de 36 años (nació el 25 de enero de 1984 en Dakar) y 1,87 de altura es una jugadora fundamental en la historia del club, con el que lleva disputados 239 partidos, 179 de ellos en la máxima categoría.

Toch llegó a Donostia procedente del Ferrol en 2009 y, después de dos campañas, fichó por el Uni Girona, donde permaneció dos cursos para regresar al IDK Euskotren en 2013. Desde entonces en la Liga Femenina Endesa ha metido 2.026 puntos, ha cogido 1.018 rebotes y ha dado 529 asistencias, cifras que confirman su calidad y capacidad para hacer de todo en la cancha.

La de Toch es la última renovación y por ahora la plantilla cuenta ya con ocho jugadoras de cara a la temporada 2020-21: las bases Lara González y Joyce Cousseins-Smith, las escoltas Laura García y Mehryn Kraker, las aleros María Erauncetamurguil y Julia Gladkova, y las interiores Toch Sarr y Meiya Tirera.

La jugadora senegalesa se muestra “muy contenta” de continuar en el IDK Euskotren: “Estoy orgullosa y muy contenta de conseguir estas cifras con este club. Llevo muchos años aquí y me siento como en casa, soy una vasca más. Azu y yo nos entendemos muy bien, y eso hace que las cosas salgan bien”.

Toch reconoce que acabó la última temporada con “mal sabor de boca”: “Ha sido un año súper raro para todo el mundo. Primero una temporada muy difícil, en la que teníamos un equipazo pero no acabamos de llegar donde queríamos, y luego pasó todo lo del coronavirus. Los últimos partidos estábamos jugando bien y me hubiera gustado terminar, pero había que parar porque se trataba de un tema de salud”.

La ala-pívot africana cree que la plantilla para el próximo curso tiene “buena pinta”, pero avisa de que lo importante es convertirse en un equipo sólido: “Vienen jugadoras competitivas y el equipo tiene buena pinta, pero con eso no vale. Hay que ser un equipo. Confío en que todas trabajemos duro. Se está viendo que el nivel de la Liga Femenina Endesa va a subir y yo quiero que estemos en la zona alta y pelear por el play-off. Tengo ganas de que empiece la temporada”.

Julia Gladkova, un refuerzo con muchos puntos

Julia Gladkova, un refuerzo con muchos puntos

Julia Gladkova, alero rusa de 26 años y 185 centímetros de altura, es el segundo fichaje del IDK Euskotren para la próxima temporada, con lo que son ya siete las jugadoras confirmadas: las bases Lara González y Joyce Cousseins-Smith, las escoltas Laura García y Mehryn Kraker, las aleros Julia Gladkova y María Erauncetamurguil y la interior Meiya Tirera.

Julia Gladkova, natural de Kursk (nació el 17 de enero de 1994), se formó en el Spartak Región de Moscú-Vidnoye, club en el que debutó como profesional. A lo largo de su carrera ha jugado también en el Rucon Spisska Nova Ves eslovaco y en el Satu Mare rumano, y es internacional absoluta con Rusia, selección con la que disputó el Eurobasket del pasado verano. Además, tiene experiencia en la Liga Femenina Endesa, ya que ha jugado en el Embutidos Pajariel Bembibre la temporada 2018-19 completa y la mitad de la 2019-20. En el conjunto de El Bierzo ha demostrado su calidad. Es una jugadora muy completa, destacando sobre todo su capacidad ofensiva con unos promedios de 15,4 puntos por encuentro, que le han convertido en una de las mejores anotadoras de la competición.

La alero rusa califica de “muy buena en el plano deportivo y personal” su experiencia en el Embutidos Pajariel Bembibre: “Allí me he hecho mejor jugadora”, dice. Progresión que quiere confirmar en el IDK Euskotren: “He decidido ir a San Sebastián porque el IDK Euskotren es un equipo que siempre está a buen nivel y cuando nos hemos enfrentado me ha parecido un rival muy duro. Me gusta que mantiene un grupo de jugadoras, lo que le permite tener un juego muy constante”. Para Gladkova, su fichaje es “un reto”: “Quiero ser mejor y espero aprender mucho de la entrenadora y de mis compañeras”.

En cuanto a los objetivos de cara a la temporada 2020-21, no quiere ponerse retos individuales, sino colectivos: “Quiero que el equipo pueda luchar por la Copa y el play-off. Para eso tenemos que dar lo mejor en cada partido y ser regulares todo el año. La Liga Femenina Endesa es muy competitiva y cada partido es interesante porque todos los equipos son buenos y equilibrados”.

Julia se encuentra estos días en Kursk: “Estoy con mis padres y voy a ir con mi hermano mayor a visitar a mi abuela. Estamos esperando a que se abran las fronteras para poder viajar, pero por ahora estoy entrenando cada día y estudiando español viendo películas y series. En verano aprovecho para estar con mi familia y poder ver a mis amigos”.

Joyce Cousseins-Smith sigue un año más

Joyce Cousseins-Smith sigue un año más

Joyce Cousseins-Smith ha renovado su contrato con el IDK Euskotren, donde cumplirá su segunda temporada. La base francesa de 31 años y 1,65 de altura se convierte así en la sexta jugadora del equipo de cara al próximo curso, uniéndose a Lara González, Laura García, Mehryn Kraker, María Erauncetamurguil y Meiya Tirera.

Joyce, nacida el 31 de diciembre de 1988 en la localidad de Sète, había desarrollado toda su carrera en la liga francesa hasta que fichó el pasado mes de noviembre por el IDK Euskotren. Desde el principio demostró su calidad y su capacidad para leer el juego, y además fue decisiva en las victorias conseguidas en Gernika y Girona. Sus promedios en 14 partidos fueron de 5,9 puntos y 3 asistencias en 26 minutos. La pareja de bases que formó con Lara González fue afianzándose según avanzaba la temporada y lo seguirá haciendo esta próxima campaña.

La jugadora francesa se muestra satisfecha con su continuidad: “Disfruté en mi primera experiencia en la Liga Femenina Endesa. El club y las compañeras me lo pusieron muy fácil y he decidido quedarme porque creo que puedo dar más de lo que di. Tuve altibajos y a lo largo de mi carrera he solido ser más regular. Para mí creo que será más fácil porque voy a estar con mis compañeras desde la pretemporada. El IDK Euskotren es como una familia y es algo que aprecio”.

Los retos que se marca para la próxima temporada son claros: “En el plano personal quiero disfrutar, hacerlo mejor y ayudar en todo lo que pueda al equipo. Y en el plano colectivo espero que lo hagamos mejor que esta pasada temporada. El primer objetivo es alejarse de la zona baja de la clasificación y si podemos pelear por el play-off sería genial. Siento que debemos ir partido a partido, todas juntas”.

Joyce se encuentra estos días en Portugal, donde está poniendo en marcha un Bed and Breakfast llamado Lago Beach House, que está situado cerca de Nazaré. “No vamos a poder abrir este verano porque no hemos podido seguir con las obras. Las retomamos ahora y esperamos abrir el próximo verano”, cuenta la base, que aprovechará para ponerse a punto de cara a la pretemporada: “Voy a estar con mi entrenador personal. Vamos a trabajar tanto el físico como el juego en cancha, así estaré lista para cuando vuelva al IDK Euskotren”.

María Erauncetamurguil también renueva

María Erauncetamurguil también renueva

María Erauncetamurguil, alero donostiarra de 21 años y 1,85 de altura, ha renovado su contrato, por lo que el IDK Euskotren se asegura la continuidad de uno de los grandes valores del baloncesto guipuzcoano. Esta noticia supone que el equipo cuenta ya con cinco jugadoras de cara al próximo curso: Lara González, Meiya Tirera, Laura García, Mehryn Kraker y la propia María.

María, nacida el 28 de julio de 1998 en Donostia, debutó en la Liga Femenina Endesa en la temporada 2014-15, con 16 años, y desde entonces ha disputado 104 partidos en la máxima categoría, todos ellos con el IDK Euskotren, donde curso tras curso ha ido mostrando una evidente progresión. Esta pasada temporada participó en 16 partidos (se perdió 6 por un esguince de rodilla), promediando 2,3 puntos y 2,4 rebotes en 15 minutos. Tiene, además, una importante trayectoria en categorías inferiores con la selección, con un oro en un Europeo sub’20 y dos platas en sendos Europeos sub’18. También jugó un Mundial sub’19.

La alero donostiarra se muestra “muy agradecida a Azu, Carmen y a todo el club por la confianza” y está “con muchas ganas de seguir en el equipo de casa” después de una temporada que no fue “ni fácil ni buena”: “Estas cosas te hacen aprender y tenemos más ganas aún de que la próxima temporada sea buena, de empezar bien”.

María quiere “seguir aportando” al equipo la próxima campaña: “El objetivo que tenemos como equipo es ser más competitivas en la Liga Femenina Endesa y, en mi caso, que las lesiones me den un respiro para poder seguir mejorando y no tener parones. Parece que la liga, que ya estaba creciendo, va a ser todavía más dura. El objetivo colectivo es encajar bien las piezas, crear un juego en equipo e intentar hacer una temporada mejor que la anterior”.

Mehryn Kraker sigue en el IDK Euskotren

Mehryn Kraker sigue en el IDK Euskotren

Mehryn Kraker, alero de 25 años y 183 centímetros de altura, ha renovado su contrato y cumplirá su segunda temporada en el IDK Euskotren. La estadounidense es, por tanto, la cuarta pieza de la plantilla, que por ahora cuenta también con Lara González, Laura García y Meiya Tirera, además de la entrenadora Azu Muguruza.

Kraker llegó el año pasado después de dos temporadas en el Cadí La Seu y en su primera campaña en Donostia promedió 6,7 puntos (incluidos 30 triples en 22 partidos) y 2,8 rebotes en 24 minutos. A su talento ofensivo une trabajo diario y capacidad para jugar en equipo, cualidades que querrá seguir demostrando en su segundo año en el IDK Euskotren.

La alero estadounidense, que este viernes cumple 26 años, tiene muchas ganas de resarcirse de la anterior campaña: “La temporada pasada no empezó como queríamos y tuvimos muchos altibajos, pero estuvimos juntas trabajando duro cada día, y eso lo valoro. Al final estábamos bien y la liga tuvo que terminar. Fue frustrante, así que sentía que quería volver y demostrar que no he estado a mi máximo nivel. El IDK Euskotren es un gran club, somos como una familia y para mí es importante estar en un lugar en el que me sienta cómoda. Necesito mostrar mi mejor juego y espero hacerlo esta próxima temporada. El club me ha apoyado mucho y mi obligación es devolver esa confianza”.

Kraker es consciente de que la Liga Femenina Endesa 2020-21 será “muy competitiva” y que supondrá “un reto” para el IDK Euskotren: “Será un poco más larga y van a venir jugadoras muy buenas. Nosotras vamos a seguir trabajando duro porque sentimos que es un año de redención para todas. Queremos empezar bien”. La jugadora formada en la Universidad de Wisconsin Green está “deseando volver a jugar”: “En verano voy a intentar ponerme en la mejor forma posible para llegar bien física y mentalmente a Deonostia. Estoy agradecida por esta segunda oportunidad y tengo ganas de ver a Azu, Carmen, las compañeras y los aficionados. Tengo buenas sensaciones”.

Laura García se queda

Laura García se queda

Laura García, escolta de 38 años y 177 centímetros de altura, cumplirá su segunda temporada en el IDK Euskotren después de renovar su contrato. La jugadora nacida el 31 de octubre de 1981 en Toledo llegó el pasado verano procedente del Hainaut Basket y ha demostrado su calidad en su primer curso a las órdenes de Azu Muguruza.

La escolta tiene una amplia trayectoria como profesional. Jugó diez años en el Canoe, uno en el Estudiantes, otro en el Cadí La Seu, otro en el Hondarribia-Irun y siete en el Hainaut Basket francés antes de recalar en Donostia. Esta pasada campaña ha promediado 9,1 puntos y 2,4 asistencias con el IDK Euskotren y su rendimiento fue mejorando con el paso de las semanas hasta convertirse en la MVP de la 22ª jornada, la última que se disputó antes de tener que detenerse la Liga Femenina Endesa. Este próximo curso su capacidad para anotar y leer el juego volverán a ser importantes.

Laura García reconoce que se quedó “con la espina de no haber acabado la temporada” después de que sus últimos cuatro partidos fueran “los mejores con el IDK Euskotren”. La escolta acabó, por tanto, “con un sabor agridulce”: “Me costó bastante encontrarme y cuando mejor lo estaba haciendo tuvimos que parar. De ahí ese sabor agridulce”. Sensación que quiere quitarse la próxima temporada: “El interés de continuar era mutuo, fue muy fácil tomar la decisión. Quería seguir porque me parece un club increíble, la ciudad también. Quiero dar al IDK Euskotren la mejor versión de Laura posible, y que pueda seguir en esa línea de los últimos cuatro partidos”.

Laura tiene claro que el reto es mejorar lo realizado esta última campaña: “A nivel colectivo es mejorar la temporada pasada, y tener ambición porque la Liga Femenina está creciendo, se están haciendo equipos muy bonitos y eso es muy bueno para la competición. El objetivo es la permanencia y encontrar un juego con identidad y que no suframos tanto como el año pasado”.